Centro de Salud para el hombre Llámanos al 965 269 070
Llámanos al 965 269 070

La disfunción eréctil, el cáncer de vejiga, el cáncer de riñón, la infertilidad y la vejiga hiperactiva pueden verse negativamente afectados por el tabaquismo. Muchos hábitos cotidianos pueden influir en el riesgo de padecer cáncer y otras afecciones urológicas. Si desea reducir las posibilidades de sufrir cualquiera de estas enfermedades, fumar es una de las prioridades de la lista de hábitos que debe abandonar.

No solo los cigarrillos convencionales son el problema, si no que los cigarrillos electrónicos y el tabaco sin humo a menudo se subestiman como riesgos para la salud, pero pueden ser tan dañinos como los normales. Además, también resulta dañino estar expuesto a inhalar el humo en lugares frecuentados por fumadores.

Además de ser una de las principales causas de muerte en nuestro país, fumar puede causar algunas afecciones urológicas importantes. En Salud Hombre le recomendamos ponerse en contacto con su médico, el cual le ofrecerá algunos alternativas que le facilitaran el abandono del tabaco. A continuación, le mostramos algunas patologías de carácter urológico que pueden ser potenciadas por la adicción al tabaco.
 

Disfunción eréctil

 
La disfunción eréctil (ED) afecta a 20-30 millones de hombres estadounidenses y es causada por una variedad de factores psicológicos y físicos. Entre ellos está fumar cigarrillos. Esto no debería ser una sorpresa, ya que fumar puede dañar los vasos sanguíneos y, a menudo, la DE es el resultado de un suministro deficiente de sangre al pene.

La condición urológica de la disfunción eréctil es más común a medida que el hombre envejece, pero puede desarrollarse a cualquier edad. Un estudio de 2005 encontró que la disfunción eréctil era más probable en los hombres que fumaban, y para los hombres más jóvenes que padecían disfunción eréctil, el fumar es muy probable la causa.

Dejar de fumar a menudo puede mejorar su salud vascular y, a su vez, su salud eréctil.
 

Cáncer de vejiga

 
El cáncer de vejiga se vuelve más común a medida que la persona envejece, y los hombres tienen de 3 a 4 veces más probabilidades de contraerla que las mujeres. Algunos estudios estiman que aproximadamente el 5% de lo nuevos casos de cáncer en nuestro país serán de vejiga.

El tabaco es el factor de riesgo más común para desarrollar cáncer. Los fumadores tienen de 4 a 7 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de vejiga que los no fumadores. Del cincuenta al sesenta y cinco por ciento de los cánceres de vejiga son atribuibles al tabaquismo en los hombres y al 20-30 por ciento en las mujeres.

El motivo principal es que al fumar provocamos que los productos químicos nocivos se acumulen en la orina, afectando al revestimiento de la vejiga y aumentando así el riesgo de contraer cáncer de vejiga.
 

Cáncer de riñón

 
Fumar afecta los riñones porque el tabaco ingresa en el torrente sanguíneo, que luego es filtrado por los riñones. Además del tabaquismo, otros factores como ser hombre, la edad, la obesidad o factores genéticos son aspectos que favorecen el cáncer de riñón. Por ejemplo, una revisión de los casos de cáncer de riñón en el Reino Unido encontró que se estima que el 29 por ciento de los casos en hombres y el 15 por ciento de los casos en mujeres fueron causados ​​por o relacionados con el tabaquismo. Esa información también mostró que el riesgo es mayor en aquellos que han fumado por más tiempo y con mayor frecuencia.
 

Vejiga hiperactiva

 
La vejiga hiperactiva (VHA) y incontinencia urinaria específica es 3 veces más común en las mujeres que fuman cigarrillos en comparación con las que nunca han fumado. Una de las causas de VHA es fumar. Fumar es un factor perjudicial para la vejiga, lo que puede causar micción frecuente. Fumar también causa tos crónica en muchos pacientes, lo que puede provocar una fuga de orina debido a los músculos en el debilitamiento de la vejiga.
 

Esterilidad

 
Siempre se ha desaconsejado fumar durante el embarazo, pero muchas personas ahora saben que también puede tener efectos perjudiciales sobre la capacidad de concebir un niño. Esto se debe a que fumar puede dañar la composición genética de los óvulos y los espermatozoides, reducir la producción de hormonas y afectar el medio ambiente del útero, lo que lleva a la infertilidad. La tasa de infertilidad para fumadores es el doble que para aquellos que no fuman.

Los estudios han encontrado que el éxito de la fertilización in vitro disminuye si cualquiera de los miembros es fumador. La probabilidad de un aborto espontáneo también es mayor, así como también de defectos de nacimiento en su hijo.

La buena noticia es que los efectos del tabaquismo sobre la infertilidad pueden revertirse dentro de un año después de dejar de fumar. Algunos estudios incluso muestran que dos meses después de dejar de fumar sus posibilidades de concepción pueden ser mayores.
 

Complicaciones en la recuperación después de una cirugía urológica

 
Si usted es un fumador a punto de someterse a una cirugía, debe tener en cuenta algunos aspectos. Los químicos en el humo del cigarrillo pueden aumentar las posibilidades de que sus huesos o tejido no se recuperen adecuadamente. También aumentan las posibilidades de infección y dolor después de la cirugía.

Los fumadores tienen entre 2 y 10 veces más riesgo de que sus huesos o heridas no cicatricen después de la cirugía. También a menudo tardan más en sanar que los no fumadores.

Fumar afecta la forma en que nuestros cuerpos se curan cambiando la forma en que manejamos el oxígeno, restringiendo los vasos sanguíneos. Esto dificulta que la hemoglobina y el oxígeno lleguen al tejido donde se necesitan. También hace que su sangre sea más gruesa, lo que impide su flujo a través de los vasos sanguíneos estrechados.
 

Haga un plan para dejar de fumar

 
Si está interesado en dejar de fumar, hable con su médico de manera abierta y honesta. Ser sincero con respecto a su uso ayudará a su médico a encontrar el mejor tratamiento para dejar de fumar.

Dejar de fumar incluso después de que le hayan diagnosticado una enfermedad que puede haber sido causada por el tabaco puede mejorar su salud. Independientemente de su edad, puede reducir sustancialmente el riesgo de afecciones urológicas y enfermedades, incluido el cáncer al dejar de fumar.

Detener el uso de tabaco puede tener muchos beneficios mentales y físicos como:

  • Mejor calidad de vida
  • Vida más larga
  • Respiración más fácil
  • Más energía
Pide
Cita
2ª opinión
médica
Llámanos al
965 269 070

Pide una segunda opinión Te llamamos para concertar una cita


Pide tu cita online Te llamamos


Navegando aceptas nuestra política de cookies. Más información