Blog

EL PROBLEMA DE LA PRÓSTATA

31.10.2011

Hace unos días leíamos que le habían encontrado un cáncer de próstata a una momia de 2.250 años. No es el más antiguo que hemos visto: un esqueleto ruso de 2.700 años le gana la partida. De todas maneras, son ejemplos de que esta enfermedad tan frecuente hace tiempo que está entre nosotros.

Porque dicen algunos expertos que si los hombres viviéramos suficientes años acabaríamos todos teniendo uno. Esto no quiere decir que nos acabara matando, porque muchos de ellos crecen tan despacio que no nos darían problemas ni aunque llegáramos a los 200. De hecho, si se buscan signos de cáncer de próstata en las autopsias de hombres que han muerto por otras causas se encuentran muchos más de lo que uno podría esperar, la mayoría en una fase más o menos latente y, en general, poco agresiva. 

Naturalmente, no hay que trivializar esta enfermedad. Que se lo digan al pobre egipcio que (posiblemente) murió de cáncer de próstata a la avanzada edad de entre 50 y 60 años (avanzadísima si pensamos que la esperanza de vida por aquel entonces estaba alrededor de los 30). Por suerte, hoy en día los porcentajes de supervivencia cada vez son más elevados (casi el 80% a cinco años del diagnóstico), pero sigue siendo uno de los tumores más frecuentes.

El hecho de que el pronóstico sea cada vez mejor es sobre todo porque los detectamos más pronto y la cirugía es efectiva. Las exploraciones periódicas permiten encontrarlos antes de que se hayan escapado de su lugar de origen, cuando aún son operables. Y para los casos más avanzados, contamos con fármacos bastante buenos, que permiten un cierto control de la evolución.

Otra arma para el diagnóstico precoz es el test del PSA, que mide la concentración en sangre de esta proteína (llamada antígeno prostático específico). Se hace rutinariamente en hombres a partir de cierta edad y ha permitido encontrar tumores escondidos y se cree que salva muchas vidas. ¿O no? Últimamente ha habido una fuerte corriente en contra del PSA, que ha culminado con la recomendación en Estados Unidos de dejar de hacer estos tests, lo cual no deja de ser sorprendente dado lo arraigada que está la prueba en nuestro país. ¿Sirve para algo o no?

La idea es que el PSA aumenta en sangre cuando las células de la próstata están más activas. Por ejemplo, si se están dividiendo más de la cuenta (lo que pasa en el cáncer). Pero también sube en los casos de inflamación, que no son en absoluto graves. Hay, por tanto, un cierto porcentaje de falsos positivos. Pero lo  peor es lo que comentábamos al principio: el PSA nos permite detectar tumores que muy probablemente nunca habrían causado ningún problema a sus propietarios, que seguramente habrían muerto de viejos antes de que el cáncer pudiera ser una amenaza para su salud. A estos pacientes se les someterá a una serie de intervenciones que, a juzgar por los resultados, son innecesarias. Las estadísticas con las que trabajan los americanos dicen que, en realidad, el PSA no salva vidas, pero sí que genera gastos y problemas que se pueden evitar, por eso han decidido suprimirlo.

Podríamos pensar que más vale prevenir que curar y que quitar alguna próstata de más por si acaso tampoco es algo tan grave. No es tan sencillo. A parte de los costes añadidos debido a la intervención quirúrgica (que si bien es relativamente fácil comparada con otras no deja de ser una visita al quirófano) hemos de tener en cuenta los importantes efectos secundarios: en la mayoría de los casos, sacar la próstata condena al varón a la impotencia, algo que si bien en edades avanzadas puede perder un poco de importancia, no deja de ser un inconveniente grave. Además, puede haber problemas serios de incontinencia.

¿Qué hacemos pues? Algunos lo tienen claro: mirar los niveles de PSA no aporta ningún beneficio. Pero la técnica aún tiene sus partidarios. ¿Acabaremos abandonando el PSA sin tener un sustituto a mano? Habrá que ver qué pasa. 

Si queréis más detalles sobre estos temas podéis consultar mi blog personal así como mi cuenta de twitter (@DrMacip).

 

Fuente: elmundo.es

volver
Comparte