Blog

Embolización prostática contra la hiperplasia benigna de próstata

12.01.2017

La embolización prostática es una técnica mínimamente invasiva que mejora los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata. Aunque en anteriores posts ya te hemos hablado de otras técnicas para acabar con el desarrollo no maligno de la glándula prostática como el láser KTP, esta semana nos centramos en esta técnica que prácticamente no tiene efectos secundarios en el paciente.

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

La hiperplasia benigna de próstata es un crecimiento no maligno del tamaño de la próstata. El desarrollo puede derivar en problemas urinarios ya que acaba comprimiendo la uretra e impide que la orina que está retenida en la vejiga salga al exterior a través de la uretra.  Es común en hombres a partir de los 60 años de edad.

¿En qué cosiste la embolización prostática?

Le embolización prostática la realiza un radiólogo intervencionista con anestesia local. Consiste en la punción de la ingle del paciente para introducir un catéter muy fino a través de la arteria femoral que llega hasta las arterias que llevan la sangre a la próstata. El catéter lanza unas partículas que actúan reduciendo el flujo de sangre hacia la próstata. Esto provoca que se reduzca el  tamaño de la próstata y que se  disminuya la compresión que su agrandamiento  causa en la uretra. De esta manera, los síntomas de obstrucción urinaria desaparecen.  

Antes de la intervención el urólogo realizará una valoración clínica en la que se llevará a cabo un examen de la próstata rectal, una ecografía transversal, una analítica que indique el nivel de PSA y una uroflujometría.

¿Cuáles son las ventajas de la embolización prostática?

Con la embolización prostática se consigue acabar con los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata sin efectos secundarios para el paciente. El paciente tiene menos riesgo de sufrir complicaciones y el tiempo de recuperación es más rápido que en la cirugía convencional. Además, con la embolización prostática no hay merma en la función sexual. Ni la erección ni la eyaculación se ven afectadas.  El paciente recibe el alta en 24 horas. La intervención se realiza con anestesia local y tiene una duración aproximada de dos horas.  Una vez de alta, el paciente tendrá que tomar tratamiento antinflamatorio para evitar las molestias que puedan surgir.

¿Para quién se recomienda la embolización próstática?

La embolización prostática está recomendada en pacientes que padecen los efectos de la hiperplasia benigna de próstata y  que por sus condiciones de salud, no pueden ser sometidos a una intervención quirúrgica. También para aquellos que a través de la medicación, no consiguen  una mejoría.

 

Desde el Centro de Salud para el Hombre del Hospital Vithas Medimar Intenacional te aconsejamos la prevención como mejor remedio ante cualquier problema relacionado con tu salud urológica. Acabamos de empezar el 2017, si todavía no has fijado tu revisión con el urólogo para este año es un momento ideal para pedir cita, dedicarte algo de tiempo y comprobar que tu salud marcha sobre ruedas. Llámanos. Estamos para ayudarte. 

volver
Comparte