Blog

La próstata: preguntas frecuentes

13.10.2011

La próstata es una glándula situada debajo de la vejiga de la orina cuya función es producir un líquido que transporta y nutre a los espermatozoides.

Todas las sociedades médicas aconsejan iniciar el control de la próstata a los 50 años y a los 40 si hay antecedentes de cáncer de próstata en la familia. Los síntomas que nos indican que se puede tener un problema de próstata son: escozor al orinar, dificultad al iniciar la micción, orinar con frecuencia y con el chorro entrecortado, prisas para ir al baño.

Cuando se acude por primera vez al Urólogo, éste le realizará pruebas tales como: un análisis de sangre y orina, una exploración física y una ecografía. Todas ellas son exploraciones básicas, sencillas, indoloras y rápidas.

Actualmente, se habla mucho del PSA, pero existen muchas informaciones erróneas o incompletas. El PSA es una proteína que sólo produce la próstata, que puede estar elevada si hay infección, inflamación, aumento de tamaño y tumor. Dicha proteína es la señal de alarma que nos indica que algo no funciona bien. Si la suprimimos tomando medicamentos, no sabremos nunca porqué está alterada y, por tanto, podemos perder la oportunidad de solucionar problemas importantes como el cáncer de próstata, que puede ser curado. Por tanto, tener elevado el PSA no implica tener un tumor pero indiscutiblemente hay que descartarlo.

Si usted empieza a tener problemas de próstata, esto no significa que tenga que operarse. Hoy en día disponemos de tratamientos médicos eficaces tanto para mejorar la forma de orinar como para en un 70 % de los casos conseguir disminuir en un 15 % en volumen de la próstata. El problema de próstata debe solucionarlo definitivamente cuando los síntomas: dificultad para iniciar la micción, aumento de la frecuencia urinaria, incontinencia, infecciones urinarias frecuentes, le hacen la vida verdaderamente desagradable y no mejoran con tratamiento médico específico.

A día de hoy, los métodos más efectivos para resolver la obstrucción que supone el crecimiento de la próstata son:

-          Láser KTP (Láser Verde)

-          Evaporización Plasmaquinética

-          Resección Tranuretral

-          Cirugía abierta

Su urólogo decidirá, estudiando previamente las características de su próstata, el método más adecuado para resolver su problema prostático, pero por norma general podemos indicar:

-          En próstatas muy grandes, que suponen un 20 % del total se suele indicar la cirugía abierta.

-          En el resto de los pacientes, la cirugía transuretral suele ser la mejor fórmula,  pues podemos conseguir los mismos resultados con claras ventajas:

  • Cirugía menos agresiva con mejor postoperatorio (1 o 2 días de estancia hospitalaria)
  • Menos posibilidades de impotencia e incontinencia.
  • Menos sangrado quirúrgico.
volver
Comparte