Enfermedades más comunes

Cirugía Urológica

La vasovasostomia micro-quirúrgica es la técnica operatoria que se practica a todos aquellos pacientes intervenidos previamente de vasectomía y que deseen recuperar su fertilidad. En la mayoría de casos la solicitud procede de nuevas parejas cuyo compañero se practico una vasectomía como método contraceptivo y desean recuperar su fertilidad para tener hijos .

Técnica Quirúrgica 

La vasovasostomia se realiza mediante el empleo del microscopio operatorio para garantizar los óptimos resultados de la intervención.

Su duración aproximada no excede de las dos horas y media de cirugía siendo esta variable según el grado de dificultad con la que se puede encontrar el equipo quirúrgico.

Habitualmente se suele emplear una anestesia local de la zona a intervenir (escroto y conductos deferentes). Solamente en casos especiales se emplearía anestesia peridural o sedación.

No requiere, en condiciones generales, de ingreso en clínica por lo que el paciente puede volver a su domicilio después de la intervención y tras el alta que efectúa el equipo medico del Centro de Salud para el Hombre.

El post operatorio no requiere de cuidados especiales más que un reposo durante 48 horas en casa y las indicaciones del cirujano.

Resultados

Nuestra tasa de éxito de la vasovasostomia micro-quirúrgica es del 75%. 

Ello viene dado por el empleo del microscopio para microcirugía que garantiza la perfecta visión de la luz de los conductos deferentes cuyo diámetro NO supera los 0.5 milímetros y la eficacia de la técnica empleada por los profesionales andrólogos del Centro de Salud para el Hombre.

La Vasovasostomía. (Recanalización de Deferentes)

VASECTOMÍA SIN BISTURÍ

La vasectomía es un método quirúrgico, mínimamente invasivo que consiste en la sección de los conductos deferentes, conductos que salen del testículo y transportan los espermatozoides, para conseguir la esterilización del varón.

Como método anticonceptivo es sin duda el más sencillo, indoloro, efectivo y económico de todos los utilizados actualmente tanto en el hombre como en la mujer (ligadura de trompas o fármacos orales)

Tiene la gran ventaja de no tener efectos secundarios ni a corto ni a largo plazo, pudiendo ser reversible en un 80 % de los pacientes que quieren volver a tener hijos.

¿Qué es la vasectomía sin bisturí?

La vasectomía sin bisturí, divulgada hace 6 años en EEUU por Goldstein, es una técnica mínimamente invasiva que consiste en la identificación y sección de los conductos deferentes SIN NECESIDAD DE UTILIZAR EL BISTURÍ, es decir, sin cortes en la piel.

Para realizar esta técnica utilizamos instrumentos especialmente diseñados que nos permiten perforar la piel sin incisiones y con una mínima anestesia local. 

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?  

La intervención dura entre 10 y 15 minutos y se utiliza anestesia local. Se inyectan 3-4 c.c. de anestesia local con una finísima aguja de insulina solo en el lugar donde se va a realizar la punción. En ningún caso se anestesia el pene o los testículos.

¿De qué modo se realiza la intervención?  

Realizamos una sola punción en la zona media del escroto que mide 0,8 mm, desde la cual llegamos a los dos conductos deferentes. En la mayoría de los casos no hay que poner puntos en la piel. En algunos casos un punto de material reabsorbible es suficiente.

¿Qué controles postoperatorios se deben llevar?

     - Control en consulta a los 7 días de la intervención para inspeccionar la zona intervenida.

     - Control a los tres meses para realizar un análisis de esperma, para estar seguros de que ya no hay espermatozoides y, por tanto, iniciar una vida sexual sin anticonceptivos.

¿Debe de realizarse en un hospital? 

Aunque es una técnica mínimamente invasiva y sin riesgos siempre aconsejamos realizarla, como cualquier otro acto quirúrgico, en zona hospitalaria. Tenemos muchas más garantías.

¿Es igual de efectiva que la vasectomía convencional?  

Exactamente igual puesto que la sección de los conductos deferentes es idéntica.

¿Puede ser reversible la vasectomía?  

Actualmente con técnicas de aumento de imagen conseguimos la reversibilidad en un 80 % de los casos.

¿Tiene la vasectomía alguna relación con futuros problemas en la erección o el cáncer de próstata?

En absoluto.  Son leyendas urbanas sin ningún fundamento científico

Fotovaporización de próstata con láser KTP

Introducción

Va usted a ser intervenido de la próstata.

Debido a que usted ha decidido que la intervención se realice con el láser KTP, ésta se practicará a través del conducto de la orina, la uretra (por vía endoscópica).

Estará usted ingresado 24 horas (excepcionalmente 48 horas) tras la operación.

Antes de la operación

  • Debe mantener ayuno en las 6 horas previas a la operación.
  • No puede ingerir ni agua.
  • Será visitado por el anestesista quien le explicará la técnica anestésica a realizar.

Inmediatamente después de la intervención

Llevara usted un tubo ( sonda ) en la vejiga, a través de la uretra, para drenar la orina.

Una entrada constante de agua ( lavado vesical ) por dicha sonda evitará la formación de coágulos en la superficie operada de la próstata.

Llevará una vía intravenosa para administrarle sueros y calmantes para el dolor.

Se le aplicará una inyección subcutanea en el vientre para evitar la formación de coágulos en las extremidades inferiores.

A las 6 horas aproximadamente de la intervención podrá comenzar a ingerir líquidos por la boca.

La enfermera:

  • Le administrará calmantes cuando sea necesario y/o usted lo solicite.
  • Le recordará que mueva los pies y doble y estire las rodillas para favorecer la circulación de la sangre.
  • Le recordará que respire profundamente de vez en cuando para expandir los pulmones.

Dia 1

  • Si ha tolerado bien el agua se le retirarán los sueros y la vía intravenosa.
  • Podrá desayunar normalmente.
  • Se le administrarán los medicamentos que tomaba en casa antes del ingreso (excepto el tratamiento para la próstata, pues ya no es necesario)
  • Se retirará la sonda vesical.
  • Debe beber abundantes líquidos, especialmente agua, unos 2-3 litros al día.
  • Podrá levantarse y pasear. En caso de permanecer en cama debe seguir moviendo pies y rodillas cada hora durante el día.
  • Antes de marcharse a su domicilio debe orinar al menos una vez y comunicárselo a la enfermera.
  • Con frecuencia esta primera micción y las siguientes se acompañan de sensación de urgencia y escapes de orina, además puede observar sangre y coágulos pequeños.
  • Con el informe de alta se le entregará una tarjeta con la fecha de visita de seguimiento con su médico y una receta con el tratamiento que deberá realizar.

En casa

El proceso de cicatrización requiere entre 4 y 8 semanas durante las cuales usted puede tener molestias para orinar, tales como escozor o quemazón, micción frecuente, salida de pequeños coágulos o restos de tejidos ("pieles") con la orina, imposibilidad de retrasar la micción, escape de orina, etc.

La vejiga ira progresivamente acostumbrándose a trabajar sin el "tapón" que suponía la próstata y los escapes irán disminuyendo.

Puede usted ayudar haciendo ejercicios, como para evitar que se le escapen las heces. Debe realizar unas 10-15 contracciones y relajaciones del esfínter cada hora.

A veces, a los 15-21 días de la operación se puede producir un sangrado con la orina, la causa más frecuente de esto es la caída de una escara (costra que cubre la superficie operada de la próstata). Debe beber abundante agua, así suele resolverse por sí solo, si no mejora acuda de urgencias.

Tratamiento del carcinoma de próstata con implantes radiactivos permanentes con yodo radioactivo por vía transperineal bajo control ecográfico

El objetivo de esta información es ayudarle a tomar una decisión sobre su eventual tratamiento con implantes permanentes de Yodo radioactivo para tratar su carcinoma localizado de próstata.

Usted ha sido informado por su médico de las diferentes posibilidades terapéuticas que pueden ser consideradas en su caso.

Nosotros le proponemos un tratamiento, utilizado desde hace unos 10 años en los Estados Unidos, y con el que se han tratado con éxito hasta el momento varios miles de pacientes con carcinoma de próstata y que consiste en la introducción en su próstata de unas semillas radiactivas que liberan una radiación interna que es la base del tratamiento antitumoral propiamente dicho.

El tratamiento se desarrolla de la forma siguiente:

1)- Antes de la hospitalización

Usted es portador de un tumor, que, después de las pruebas diagnósticos, parece confinado al interior de la próstata. Para realizar el tratamiento se debe realizar previamente una ecografía prostática transrectal con la finalidad de calcular el volumen total de la glándula, y considerar si es posible practicar el tratamiento ya que no es aconsejable en las próstatas de mas de 50 gramos.

Si el volumen de su próstata es demasiado importante, un tratamiento hormonal durante tres o seis meses antes de la implantación de semillas puede reducir el volumen prostático. Este tratamiento permite contrarrestar toda la actividad tumoral durante ese periodo, y no significa ningún riesgo de evolución tumoral.

Con la finalidad de limitar las dificultades miccionales posibles después de la implantación (retención de orina), se prescribirán alfa-bloqueantes antes de la intervención, que deberá ser seguida durante uno o dos meses después de la intervención.

Tres días antes de la implantación será necesario que realice un régimen alimentario sin residuos (sin frutas ni verduras).

Una semana antes del tratamiento, será necesario suspender la toma de antinflamatorios y de anticoagulantes (Aspirina, Tromalyt, Tiklid, Disgren, Persantin, 334etc.), conforme a las indicaciones dadas por los anestesistas. El día antes de la implantación deberá tomar un evacuante intestinal (Fosfosoda) para limpiar completamente el intestino grueso. 

Con la finalidad de vaciar las vesículas seminales es aconsejable que tenga actividad sexual los dos días previos a la implantación.

2)- Durante la hospitalización.

Si se cumplen todos los criterios para realizar la implantación la fecha de la intervención le será propuesta.

Usted. será hospitalizado el mismo día de la intervención. Debe mantener ayuno en las 6 horas previas a la implantación no pudiendo ingerir ni agua. Una anestesia general será realizada. La colocación de las semillas radioactivos se realiza con la ayuda de agujas que se introducen en el periné (zona comprendida entre el ano y las bolsas testiculares)ayudado con control ecográfico.

La duración total de la intervención, comprendiendo la anestesia, es de alrededor de 2 horas.

Al finalizar la implantación se le trasladará a la sala de reanimación y posteriormente será trasladado a la habitación donde permanecerá alrededor de 24 horas.

Durante la intervención se le colocará una sonda en la vejiga y será dejada hasta la mañana del siguiente día para controlar el sangrado en la orina, en caso de existir.

A las 2-3 horas de la implantación podrá comenzar a beber líquidos y si los tolera podrá continuar con alimentos sólidos. Podrá levantarse a partir de 3-4 horas después de la implantación.

3)- Después de la hospitalización

Usted. puede retomar una actividad normal al cabo de 2 o 3 días, de retornar al domicilio. Los efectos secundarios al tratamiento son moderados. Sin embargo puede sentir cierta escozor o quemazón al orinar, ganas de orinar muy frecuentes, dolores moderados o dificultades al vaciar su vejiga, quemazones rectales durante la defecación. También puede observar la presencia de sangre en la orina dentro de las primeras 48 horas, lo que no debe inquietarle.

Estos efectos son frecuentes, y desaparecen espontáneamente en las semanas siguientes a la implantación, en la mayoría de pacientes. 

Sin embargo

  • si se ve imposibilitado de orinar durante mas de 4 horas
  • si la presencia de sangre en la orina persiste mas de 48 horas
  • si tiene fiebre

Es necesario contactar con su médico. 

Un control dosimétrico debe ser realizado alrededor de un mes 

después de la implantación para verificar la buena repartición de la 

dosis. Esto se realiza con la ayuda de un scanner.

4)- Radio protección

El riesgo de una irradiación personal o del entorno es una cuestión que inquieta a menudo a los pacientes. De hecho, el Yodo 125 es un elemento radioactivo de baja energía, cuya emisión esta considerablemente atenuada por los tejidos que rodean la próstata, de tal modo que ninguna clase de radioactividad notable pueda ser registrada próxima al paciente. Sin embargo en estructuras muy próximas a la próstata como el recto y la vejiga una pequeña cantidad de radiaciones es liberada. Las precauciones que enumeramos a continuación, son hechas para que vuestros familiares sean protegidos de una radiación inútil. Los objetos que Usted toque o que utilice, sus heces u orina nunca serán radioactivas.

5)- Precauciones relacionadas con la radioprotección

a- Las mujeres embarazadas:

Las mujeres embarazadas o susceptibles de serlo no deben estar en contacto directo con usted durante los dos primeros 2 meses después de la implantación, aunque a una distancia de 30 cm de usted no hay el más mínimo riesgo de radiación. Una persona embarazada puede permanecer en la misma habitación que usted todo el tiempo posible en tanto que ella respete la distancia de 30 cm.

b- Los niños:

Asimismo, el contacto directo con los niños es desaconsejado durante los dos primeros meses por las mismas razones (evitar llevarlos sobre las rodillas, por ejemplo)

c- Las relaciones sexuales:

Al cabo de 2 semanas después del tratamiento es posible reanudar las relaciones sexuales, pero utilizando preservativos. El esperma puede estar coloreado de marrón durante muchas semanas, lo que se debe al sangrado durante la implantación y que es evacuado en el curso de las eyaculaciones. Al cabo de 2 meses, no es necesario el uso de preservativos.

d- La emisión de semillas de Yodo en la orina: 

Después de la implantación y durante una semana, es posible evacuar espontáneamente semillas en la orina durante la micción. Si usted puede recuperar tales semillas, se colocan en un pequeño pote y entregará a su medico.

e- En caso de intervención quirúrgica:

En caso de intervención quirúrgica, a nivel de la pelvis (vejiga, recto, próstata, etc). 

cualquiera sea la cause, advertir al cirujano que se le han implantado semillas radioactivas.

f- En caso de fallecimiento: 

En caso de deceso cualquiera sea la causa (accidente, enfermedad...) es conveniente renunciar a una incineración. 

Aborde con su médico todas las preguntas que se le ocurran, y de las que no han recibido respuestas suficientes. Durante toda la duración de su tratamiento, y en el seguimiento médico posterior, el equipo médico estará dispuesto a responder todas sus preguntas.

Braquiterapia de próstata en tiempo real dinámico

El cáncer de próstata es el tumor maligno más frecuente en el varón de occidente. Gracias a la sensibilización de los hombres para acudir a realizar controles periódicos y a la utilización de marcadores muy sensibles como el PSA y de nuevos métodos de diagnóstico por imagen como la ecografía transrectal, el tumor se detecta en etapas mas tempranas por lo que tiene mayores posibilidades de curación.

La braquiterapia es un nuevo tratamiento que se ha desarrollado en los últimos años para el tratamiento del cáncer de próstata localizado (tumores pequeños en fase incial). Este tratamiento se practica en U.S.A. desde hace varios años y se ha observado que en los pacientes con tumores con determinadas características (PSA igual o menor de 10, sumatoria de Gleason igual o menor de 6 y estadio clínico T2b o menor) los resultados obtenidos son semejantes que los que se consiguen con cirugía radical. El año pasado por primera vez, en U.S.A. el número de pacientes tratados con braquiterapia ha sido superior al de pacientes tratados con cirugía (prostatectomía radical).

No son candidatos para recibir braquiterapia los pacientes con próstatas de mas de 50 gramos de volumen, los que presenten un lóbulo medio y los que hayan sido sometidos a resección transuretral de próstata.

Esta técnica tiene como ventajas sobre la cirugía radical, una menor posibilidad de impotencia sexual (15-20%) e incontinencia de orina (3-5%) y un período de convalecencia mas corto; además la internación es de 24 horas frente a los 5-9 días en los casos tratados con cirugía radical. Las ventajas de la braquiterapia sobre la radioterapia externa son que el tratamiento se realiza en una sola sesión (entre una y dos horas), mientras que de la otra forma se realiza durante siete semanas (35 sesiones). Además con la braquiterapia se pueden aplicar mayor dosis de radiación sobre la próstata existe menor posibilidad de lesionar los órganos vecinos.

La braquiterapia consiste en la aplicación permanente en el interior de la próstata de unas fuentes de isótopos radioactivos (entre 50 y 80) que emiten radiaciones gamma y que tienen forma de semillas de tamaño similar a un grano de arroz (4.5 mm. de longitud cada una). El isótopo mas utilizado es el Yodo 125. Estas radiaciones eliminan las células cancerosas sin producir lesiones en los órganos vecinos (vejiga, recto, etc.) ya que su acción se limita a unos pocos milímetros alrededor de cada "semilla".

Antes de realizar la braquiterapia prostática

El paciente se deberá realizar una serie de pruebas antes de realizar el tratamiento que incluyen una analítica completa de sangre y orina con pruebas de coagulación; un electrocardiograma y una radiografía de tórax. Los resultados serán utilizados por el anestesista para determinar el tipo de anestesia a utilizar aunque generalmente se practica una anestesia general. Se solicitará además una ecografía para determinar el volumen de la próstata con lo que se determina el número de "semillas" necesarias para la implantación.

Es muy importante realizar una limpieza completa del intestino grueso (colon y recto) para que la materia fecal no produzca interferencia con las imágenes obtenidas con la ecografía transrectal. Por ello, su médico le indicará enemas o sustancias que provocarán el vaciado del intestino.

Durante el procedimiento

La braquiterapia en general se practica con un ingreso de aproximadamente 24 horas. Al llegar al quirófano el anestesista le realizará una anestesia general.

Luego de poner el paciente en posición, el urólogo inserta en el recto un transductor de ecografía que produce unas imágenes que se visualizan en un televisor. Con estas imágenes y un sofisticado programa informático, el radiofísico realiza la planificación en tiempo real, a diferencia de otra técnica (pre-plan) en que la planificación se realizar varios días antes para poder solicitar al extranjero las semillas necesarias para la implantación.

El 75% de las semillas se localizarán en la zona periférica de la próstata que es la zona donde se encuentran mas frecuentemente los tumores, mientras que el 25% restante se ubicarán en la zona central y de transición. Las semillas se cargan en unas agujas finas y largas que el radioterapeuta introducirá en el interior de la próstata a través de la piel del periné (zona comprendida entre el ano y la bolsa escrotal). La inserción de las agujas se controla a través de la ecografía transrectal. Las agujas se retira después de liberar las semillas en el interior de la próstata. El procedimiento dura entre una y dos horas.

Posteriormente se colocará una sonda en la vejiga que sirve para vaciar la orina en las primeras horas posteriores, retirándose antes del alta hospitalaria.

Después del procedimiento

El paciente es trasladado a un sala de recuperación y luego a su habitación. Se le aplicará una bolsa de hielo en la zona en la que se han colocado las agujas que sirve para disminuir la inflamación.

Posteriormente se traslada a la habitación y puede comenzar a beber líquidos entre dos y tres horas después del procedimiento. Generalmente puede cenar.

Al día siguiente se retira la sonda y luego de que haya orinado puede marchar a su casa.

En su hogar puede volver a realizar la alimentación habitual. recibir visitas, etc. Debería evitar levantar mucho peso y realizar actividad física intensa durante algunos días. Las actividades normales se pueden iniciar en unos 4-5 días. Las semillas emiten un bajo nivel de radiación que además no se extiende muchos centímetros. Como existe alguna posibilidad de que el paciente elimine alguna semilla con la orina, debería orinar durante las dos primeras semanas en un colador fino (como de te) para poder recoger una posible semilla. Si ello sucede la debe coger con una cuchara y colocarla en un frasco pequeño de vidrio con tapa y llevarla a su médico.

Dado que los niños pequeños y las mujeres embarazadas son mas sensibles a las radiaciones, debería tener precauciones adicionales con ellos en las dos primeras semanas después de la braquiterapia.

Efectos secundarios inmediatos

A las pocas horas de realizado el implante se puede observar dolor e inflamación en la zona donde se han introducido las agujas (periné) entre las bolsas testiculares (escroto) y el ano. Generalmente son leves y desaparecen en 2-3 días. Su médico le indicará analgésicos antiinflamatorios si fuera necesario.

En un escaso número de casos se puede observar la aparición de un hematoma importante en la zona de implantación. Solo requiere control ya que desaparece sin tratamiento específico. Existe la remota posibilidad de que por las características de su próstata no se pueda realizar el implante si los huesos de la pelvis impiden la entrada de las agujas.

Efectos secundarios a corto plazo

En los primeros dos días después de realizar el tratamiento puede presentar salida de algo de sangre por la orina o escozor o quemazón en el periné (entre el escroto y el ano). Estos efectos son normales y no le deben causar preocupación, sin embargo si el sangrado aumenta o comienza a orinar con coágulos grandes de sangre, debería contactar con su médico. El sangrado generalmente desaparece espontáneamente y es muy raro que requiera la colocación de una sonda. 

Existen algunos efectos secundarios que no aparecen hasta una o dos semanas después del tratamiento y que son producidos por la radiación que están emitiendo las semillas en el interior de su próstata. Se caracterizan por orinar con mayor frecuencia, tener urgencia para orinar o escozor mientras sale la orina. Estos síntomas se observan en la mitad de los casos. Además se puede presentar irritación durante la defecación. 

Estos síntomas generalmente van disminuyendo a medida que pasan los días y al ir disminuyendo la radiación que emiten las semillas. Entre 5 y 10% de los pacientes pueden presentar retención de orina en las primeras 24 horas. Esta complicación se puede presentar en los pacientes que mostraban síntomas de dificultad miccional antes del tratamiento. En las primaras eyaculaciones se puede observar dolor al eyacular o sangre en el eyaculado (hemospermia).

En los pacientes que consideren la posibilidad de tener hijos después del tratamiento con braquiterapia, deberían realizar la congelación de semen antes de efectuar los implantes para evitar problemas de fertilidad posteriores.

Efectos secundarios a largo plazo

En los pacientes mayores de 70 años, se podría observar disminución de la fuerza de la erección. Se podría presentar aunque en un porcentaje reducido de casos (1%), escape de orina que generalmente son leves.

Podría ser que al realizar una radiografía de tórax tiempo después de la implantación se le detecte alguna semilla en los pulmones, cosa que se observa en 10% de los casos, lo cual no produce ninguna lesión y no se debe realizar ninguna maniobra para retirarlas.

Controles posteriores

Su médico realizará determinaciones de PSA cada 3 meses durante dos años y cada 6 meses hasta los 5 años post-tratamiento. Posteriormente, los controles se pueden realizar una vez al año.

RTU (Resección Transuretal) de Tumor Vesical

Usted va a ser intervenido de un/unos tumor/es en la vejiga. Su médico le ha explicado que en su caso, la intervención se realizará a través del conducto de la orina, la uretra (vía endoscópica). Para realizarla, su urólogo le introducirá por la uretra un aparato metálico llamado resectoscopio con el que llegará hasta la vejiga. 

La operación se realiza generalmente con anestesia raquídea aunque en algún caso se debe utilizar anestesia general y dura entre 15 y 60 minutos dependiendo del tamaño y de la localización de la lesión. Usted estará ingresado entre 2 y 5 días después de la operación.

Antes de la operación:

Debe mantener ayuno en las 6 horas previas a la intervención. No puede ingerir ni agua. 

Será visitado por el anestesista quien le explicará la técnica anestésica que se utilizará.

Inmediatamente después de la operación: 

Al acabar la operación el urólogo colocará en su vejiga a través de la uretra un tubo de silicona o latex (sonda) para drenar la orina. 

Una entrada constante de suero (lavado vesical) por dicha sonda evitará la formación de coágulos en la zona de la vejiga operada. 

Llevará una vía intravenosa para la administración de sueros y calmantes para el dolor. 

A las 6 horas aproximadamente de la intervención podrá comenzar a ingerir líquidos por boca. 

La enfermera:

Le administrará calmantes cuando estén indicados por su médico y/o cuando usted lo necesite. 

Le recordará que mueva los pies y doble y estire las rodillas para favorecer la circulación de la sangre. 

Le recordará que respire profundamente de vez en cuando para expandir los pulmones.

Día 1-2

Si ha tolerado bien el agua y algo de comida se le retirarán los sueros y la vía intravenosa y comenzará a comer normalmente. 

Se le administrarán los medicamentos que tomaba en casa antes del ingreso. 

Si su médico lo considera necesario, puede ser que todavía se mantenga el líquido de lavado vesical. 

Puede observarse un poco de sangre en la orina, la cual se eliminará con los lavados vesicales realizados a través de la sonda. 

Cuando se retire el lavado vesical debe beber abundantes líquidos especialmente agua (unos 2-3 litros al día). 

Podrá levantarse y pasear. En caso de permanecer en cama debe seguir moviendo pies y rodillas cada hora durante el día.

Día 2-5

La estancia media en la clínica es de 3-4 días dependiendo de la magnitud de la operación practicada. 

Antes de ser dado de alta se le retirará la sonda de la vejiga.

Debe saber que:

- Antes de marcharse a su casa debe orinar al menos una vez y comunicárselo a la enfermera.

- Con frecuencia esta primera micción y las siguientes se acompañan de sensación de urgencia para orinar, escozor, salida de algún pequeño coágulo o "pellejo" y a veces escapes de orina. 

En casa

A veces, entre 10 y 15 días después de la operación se produce un sangrado por la orina y la causa mas frecuente de esto es la caída de una escara o costra que cubre la superficie operada de la vejiga. 

Si esto sucede, debe beber abundantes líquidos, especialmente agua, con lo que el problema se resuelve. 

Si el sangrado persiste, consulte a su médico o acuda al servicio de urgencias. 

En un plazo de 2-3 semanas su médico tendrá el resultado de la biopsia (anatomía patológica) 

En la consulta externa, cuando se le informe el resultado de la biopsia su médico le explicará si es necesario realizar otros tratamientos o cirugías

Información sobre la cirugía de la fimosis (circunsición)

La postectomía o Circuncisión consiste en la eliminación del prepucio. Este tejido cubre la parte final del pene o glande. En algunos casos, se retrae y no permite dejar al descubierto el glande. Si esto se produce, estamos ante un caso de fimosis.

A pesar de que es una enfermedad más común en los niños, se produce con relativa frecuencia en pacientes de todas las edades.

La circuncisión garantiza la higiene del glande y puede evitar infecciones urinarias en determinados casos.

En aquellos casos en que la fimosis provoque dolor durante las relaciones sexuales, también es necesaria esta intervención.

La operación se realiza con anestesia local y dura unos 30 minutos aproximadamente. Tras la intervención, puede volver a casa con normalidad.

Tras la cirugía se coloca un sencillo vendeja en la punta del pene que no dificulta la micción.

Durante el postoperatorio puede tener algunas molestias, que ceden con los analgésicos habituales.

Para su comodidad, se utilizan puntos de sutura absorbibles que no tienen que retirarse posteriormente.

Recomendaciones previas a la intervención

1. Para garantizar la máxima higiene de la intervención, la noche de la cirugía rasure la zona próxima a la base del pene.

2. El día de la cirugía debe ducharse, lavando la zona con un gel convencional.

3. No coma ni beba durante las 4 horas previas a la intervención.

4. A pesar de que la anestesia es local, es conveniente que acuda acompañado a la intervención. No debe conducir después de la cirugía, ya que puede sentir algunas molestias en la zona de la intervención y eso puede alejarle de la concentración necesaria.

5. Acuda a la intervención con un pantalón cómodo y un calzoncillo algo ajustado (tipo slip).

6. Consulte siempre la medicación que está tomando. En algunos casos, se le puede indicar algún tratamiento o suspender al que está tomando..

Recomendaciones tras la cirugía

1. En la mayor parte de los casos, solo sentirá una leve molestia en la zona de la intervención. No obstante, es normal que pueda sentir dolor. El umbral del dolor en cada paciente es distinto y por lo tanto, no debe preocuparle. Si le duele, tome los calmantes que su médico le ha prescrito.

2. Mantenga reposo durante las 48 horas siguientes. Esto implica evitar esfuerzos bruscos, largos paseos, deporte y situaciones similares.

3. Puede y debe ducharse al día siguiente, lavando cuidadosamente la herida quirúrgica con un gel convencional. Seque la zona con una gasa sin frotar.

4. Realice una cura diaria de la herida con solución iodada durante 7 días. Tras la cura, coloque el pene apoyado hacia arriba (para evitar que se inflame), de forma similar a como se ha colocado tras la intervención

5. Puede aparecer un pequeño hematoma en la zona de la sutura, una leve inflamación o un mínimo sangrado. Si así ocurre, no se preocupe, ya que no tiene importancia y se resuelve espontáneamente. Si observa un leve sangrado, aplique una ligera presión con una gasa estéril y este cederá en 2-3 minutos.

6. No es necesario sacar los puntos. Caen solos a los 7-15 días aproximadamente.

7. Si tiene alguna erección espontánea, coloque ambas plantas de los pies sobre una superficie fría para que esta ceda espontáneamente. Evite las relaciones sexuales durante 4 semanas.

8. No obstante y ante cualquier duda, no dude en consultar a su cirujano.

Prostatectomía radical

La prostatectomía radical es la operación que se realiza para extirpar un tumor de próstata localizado en el interior de la glándula. La cirugía consiste en la extirpación de la próstata, las vesículas seminales y los ganglios de la pelvis (obturatrices de ambos lados). Posteriormente se realiza la unión entre la vejiga y la uretra con puntos de sutura.

Antes de la operación

1. Relaciones sexuales 

Se deben mantener relaciones sexuales (1-2 veces) los dos días antes de la operación. Con ello se logran vaciar las vesículas seminales (que se extirpan junto con la próstata), lo que facilita mucho la operación.

2. Preparación del intestino

La próstata se encuentra en estrecho contacto con la parte final del intestino grueso (recto) por lo que se puede producir la apertura del mismo durante la operación. Por ello se debe realizar la limpieza del recto eliminando las materias fecales que hay en su interior. Existen varias formas de preparar el recto, con enemas (lavativas) o con soluciones osmóticas que se ingieren por boca como la FosfosodaÒ o la solución evacuante Bohm.

En caso de realizar la limpieza intestinal con soluciones osmóticas generalmente se hace la tarde anterior al día de la cirugía (hora 15-16). El paciente tendrá diarrea abundante por lo que debe ingerir 2-3 litros de líquidos en general (agua, refrescos, zumos, infusiones, etc). La cena debe ser frugal (tortilla francesa, quesos, algo de pan, yogurts y líquidos).

3. Ayuno 

Se debe mantener ayuno en las 6 horas previas a la operación. No se debe ingerir ni agua. Por ejemplo, si la operación es a las 9 de la mañana, a partir de las 3 de la mañana no se debe ingerir nada. Si la operación es a las 15 horas, se puede desayunar muy ligero (café con leche o té y una tostada) antes de las 9 de la mañana y desde esa hora no ingerir nada más.

4. Consentimiento informado

Antes de la operación el paciente debe firmar el consentimiento informado para poder realizar la cirugía. 

Realice los trámites.

5. Medicación preanestésica y profilaxis antibiótica y anticoagulante

Antes de la operación el paciente será visitado por un anestesista quien realizará un interrogatorio médico y un examen físico con la finalidad de detectar patologías que puedan ser de importancia en el acto operatorio. El anestesista prescribirá medicación preoperatoria para sedar al paciente.

Inmediatamente antes de la intervención se aplicará una dosis de antibióticos para evitar la aparición de infecciones y un anticoagulantes para evitar la aparición de coágulos que puedan producir trombos al pulmón.

En ocasiones, ya en el quirófano se le colocará al paciente un catéter en la columna vertebral (catéter peridural) que sirve para administrar directamente calmantes para evitar el dolor post-operatorio. Este catéter se retira habitualmente uno o dos días después de la operación, aplicándose los calmantes por vía intravenosa, intramuscular o por vía oral.

Después de la operación

1. Hospitalización

El paciente permanecerá ingresado entre 5 y 7 días por término medio, si no aparece ninguna complicación.

2. Sonda vesical

Durante la operación se coloca una sonda en la vejiga que se mantiene entre 10 y 21 días, por lo que el paciente es dado de alta con ella. Existen unas bolsas colectoras de orina que se llevan atadas a la pierna y que permiten que el paciente se movilice (salir de casa) sin que se vea que lleva una sonda.

Antes de retirar la sonda se debe realizar una radiografía colocando liquido de contraste en la vejiga (cistografía retrógrada) con la finalidad de comprobar si existe salida del liquido fuera de la vejiga (extravasado). Si se observa salida de líquido, la sonda se debe mantener por más tiempo. Dos días antes de retira la sonda y tres días después se deberán tomar antibióticos para evitar la aparición de infección de orina.

3. Tratamiento anticoagulante

El paciente se debe continuar aplicando la medicación anticoagulante hasta 15 días después de la operación.

4. Ejercicios para ayudar a la recuperación de la continencia de orina

Mientras se encuentra ingresado, el médico le enseñará unos ejercicios que consisten en la contracción de los músculos del ano (ejercicios de Kegel) que realizará unas 10 veces cada hora y que continuará haciendo después del alta y hasta que no presente escape de orina (entre 4 y 8 semanas).

5. Protección contra el escape de orina 

Al retirar la sonda el paciente muy probablemente presentará escape de orina. Por ello deberá llevar pañales o compresas (dependiendo de la importancia del escape). Generalmente en pocas semanas se logra controlar el escape aunque en ocasiones se debe llevar una pequeña compresa por seguridad. La incontinencia puede persistir hasta unos 6 meses. La posibilidad que quede definitivamente una incontinencia importante es menor de uno cada cien pacientes.

Información sobre vasectomía

La vasectomía consiste en la ligadura de los conductos (deferentes) que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta el conducto de la orina (uretra). A través de ella son conducidos al exterior en el momento de la eyaculación.

  • Los espermatozoides son solo uno de los componentes del semen. Por lo tanto, tras la vasectomía, no se modifica la eyaculación, aunque el semen si puede cambiar algo de consistencia.
  • La vasectomía no afecta a la secreción de hormonas masculinas del testículo. Por lo tanto, esta cirugía nunca puede provocar impotencia.
  • Las vasectomía esta indicada principalmente en:
  • Parejas estables con dos o más hijos y mayores de 30 años que deseen la anticoncepción.
  • En parejas, en las que la mujer no puede tomar anticonceptivos debido a intolerancia, efectos secundarios o enfermedades que contraindiquen su toma (hipertensión arterial, cardiopatía, diabetes .....)
  • Esta intervención se realiza con anestesia local a través de uno o dos cortes de 1 Cm en el escroto.
  • Si lo desea, antes de la vasectomía puede guardar semen para conservar espermatozoides congelados. Esto permite, en un futuro tener hijos con su propio semen.
  • La Vasectomía no es una intervención irreversible, ya que mediante técnicas de microcirugía se puede recuperar la fertilidad. El porcentaje de éxito de ésta técnica depende del tiempo transcurrido tras la vasectomía, oscilando entre un 90% a los 2 años hasta un 35% a los 10 años.

Recomendaciones previas a la intervención

1. Para garantizar la máxima higiene de la intervención, la noche antes de la cirugía rasure la piel de la bolsa de los testículos (escroto) y la zona inguinal próxima.

2. El día de la cirugía debe ducharse, lavando la zona con un jabón normal.

3. No coma ni beba durante las 4 horas previas a la intervención.

4. Adquiera en su farmacia un suspensorio genital. Se trata de una prenda similar a un calzoncillo ajustado. Su farmacéutico le aconsejará la talla más adecuada. Tras la intervención, el propio cirujano se lo colocará. Es muy útil, ya que evita los movimientos de la zona y por lo tanto, el dolor.

5. A pesar de que la anestesia es local, es conveniente que acuda acompañado a la intervención. No debe conducir después de la cirugía, ya que puede sentir algunas molestias en la zona testicular y eso puede quitarle la concentración necesaria.

6. Refiera siempre al Urologo la medicación que esta tomando. En algunos casos, se le puede indicar algún tratamiento o suspender algo que está tomando.

Recomendaciones tras la cirugía

1. En la mayor parte de los casos, solo sentirá una leve molestia en la zona de la intervención. No obstante, es normal que pueda sentir dolor. El umbral del dolor, en cada paciente es distinto y por lo tanto, no debe preocuparle. Si le duele, tome calmantes que su médico le ha prescrito.

2. Mantenga reposo relativo durante las 48 horas siguientes. Esto implica evitar esfuerzos bruscos, largos paseos, deporte y situaciones similares.

3. Puede y debe ducharse al día siguiente, lavando cuidadosamente la herida quirúrgica con un jabón normal. Seque la zona con una gasa y sin frotar.

4. Realice una cura diaria de la herida con solución iodada durante 7 días.

5. Lleve el suspensorio genital durante 10 días.

6. Puede aparecer un pequeño hematoma en el testículo (zona azulada) y una leve inflamación. Si así ocurre, aplique hielo en la zona. Generalmente desaparece a los 20-25 días.

7. No es necesario sacar los puntos. Caen solos a los 7-15 días aproximadamente.

8. Evite relaciones sexuales durante 10 días.

9. Debe mantener los métodos anticonceptivos previos hasta que su médico se lo indique.

10. Aproximadamente a los 2 meses de la cirugía se le realizará un seminograma de control para confirmar que no existen espermatozoides en el semen.

11. No obstante y ante cualquier duda, no dude en consultar a su cirujano.