Enfermedades más comunes

Impotencia Sexual

Es la incapacidad para mantener una erección que permita el acto sexual. Algunos médicos usan el término de "disfunción eréctil" para diferenciarla de otros problemas que afectan la relación sexual como son la falta de deseo sexual o los problemas de la eyaculación.

Dentro del nombre de impotencia se agrupan un amplio abanico de alteraciones que varía entre la incapacidad total para tener una erección hasta los que casos que tienen erección pero que se mantiene poco tiempo o que no tiene la suficiente fuerza como para realizar la penetración.

Generalmente la impotencia tiene una causa física como son una enfermedad, lesión traumática (cirugía) o el efecto indeseable de algún medicamento. Cualquier lesión que altere la llegada de sangre al pene, puede ocasionar impotencia. Se presenta con una frecuencia de 5% en los varones a los 40 años de edad hasta 15-25% en los de 65 años o más.

La impotencia siempre puede ser tratada.

¿Cómo se produce la erección?

El pene tiene dos cámaras cilíndricas que corren todo a lo largo del mismo que se llaman cuerpos cavernosos y que están formados por un tejido esponjoso que contiene músculo y unos espacios amplios por los que circula la sangre. Los cuerpos cavernosos están rodeados por una membrana rígida llamada túnica albugínea. Entre los dos cuerpos cavernosos se encuentra otro cilindro por el interior del cual pasa la uretra y que se llama cuerpo esponjoso. La erección comienza con la estimulación sensitiva o mental.

Los estímulos desde los nervios localizados en el pene o desde el cerebro producen la relajación de los músculos que se encuentran en el cuerpo cavernoso. Esta relajación permite que la sangre entre en los cuerpos cavernosos y llene los espacios. La sangre produce presión en los cuerpos cavernosos, haciendo que estos se dilaten y se pongan rígidos. Cuando los músculos del cuerpo cavernosos se contraen, se detiene la entrada de sangre y el pene se pone blando. La falla en cualquiera de los pasos mencionados previamente producirá impotencia.

¿Qué produce la impotencia? 

Aproximadamente el 70% de los casos con impotencia presentan alguna de estas enfermedades: diabetes, insuficiencia de los riñones, alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, arteriosclerosis o enfermedades de las arterias. Entre el 35 y 50 por ciento de los varones diabéticos presentan impotencia. Las operaciones por cáncer de vejiga o próstata también pueden producir impotencia al lesionar los nervios erectores (nervios de la erección) que se encuentran inmediatamente por detrás de la próstata y de la vejiga. 

Los medicamentos que pueden producir impotencia son: antidepresivos, tranquilizantes, antiulcerosos (cimetidima, ranitidina, omeprazol), medicamentos para la tensión arterial, antialérgicos. Hasta 20% de los casos de impotencia pueden ser causados por factores psicológicos (stress, ansiedad, culpa, depresión, baja autoestima, miedo al fracaso sexual, etc). Otras causa de impotencia son el tabaco o las alteraciones hormonales.

¿Cómo se diagnostica la impotencia?

El interrogatorio y el examen físico ayudan a definir el grado y la naturaleza de la impotencia. Se debe interrogar al paciente sobre antecedentes de cirugías en la pelvis, ingesta de medicamentos, alcoholismo severo, etc.

El examen físico puede mostrar alteración en la distribución del pelo lo que puede indicar problemas hormonales. La ausencia de los pulsos en las arterias femorales puede indicar problemas en las arterias. La incurvación del pene podría indicar la presencia de una enfermedad de Peyronie.

La impotencia producida por enfermedades sistémicas como la diabetes o la insuficiencia renal puede ser diagnosticada con una análisis completo de sangre y orina. En casos con escaso deseo sexual, se puede observar un descenso en la testosterona (hormona masculina). La confirmación de que estamos frente a una impotencia de causa orgánica y no psicógena se realiza con un test nocturno que mide la presencia de erecciones espontáneas durante el sueño. La presencia de erecciones normales con este test inclina el diagnóstico hacia una causa psicológica.

Una consulta psicológica es de gran importancia en la evaluación de estos pacientes.

Impotencia sexual (tratamiento quirúrgico)

Cirugía

Ofrece dos posibilidades: implante de una prótesis de pene o la reparación de las arterias que llevan la sangre al pene. La prótesis de pene puede ser de tipo de varilla semirígida o inflable. Consiste en dos cilindros que se colocan en el interior del cuerpo cavernoso.

Se espera que en un futuro próximo estén en el mercado otros medicamentos orales como la fentolamina. Recuerde que la impotencia sexual es una enfermedad tratable a cualquier edad debiéndose adaptar el tratamiento a cada paciente.

Impotencia sexual (tratamiento con medicamentos)

Tratamiento con medicamentos

Pueden ser tomados por boca, inyectados directamente en el pene o colocados en el interior de la uretra en la punta del pene. Actualmente el único medicamento para tomar por boca es el citrato de Sildenafilo (Viagra®). Se debe tomar una hora antes del acto sexual. Actúa aumentando el efecto de oxido nítrico que relaja los músculos que hay en el cuerpo cavernoso permitiendo la entrada de sangre al pene.

El Viagra no produce una erección automática, como sí hacen los medicamentos que se pinchan en el pene. La dosis recomendada es de 50 mg., el médico ajustará la dosis a 100 mg o 25 mg si se necesita. No se debería utilizar mas de una vez en un día.

Cuando la impotencia es producida por disminución de la Testosterona (hormona masculina), está indicada su utilización ya sea por via intramuscular o por vía oral. NO existen pruebas suficientes que otros medicamentos sean efectivos por vía oral, como la Yohimbina o los agonistas de la dopamina o serotonina.

Existen una serie de medicamentos que son efectivos cuando se inyectan directamente en el pene. Estos son la papaverina, la fentolamina y el alprostadil (Caverjet®). Son efectivos en un 70-80 % de los casos. En algunos paises existe una forma de utilización del alprostadil que es en forma de pequeño supositorio que se coloca en la uretra. El nombre comercial es Muse®. Con este método la erección comienza en 8-10 minutos y dura entre 30 y 60 minutos.

Aparatos de vacío

Producen la erección a través de un vacío que se produce en el pene con un dispositivo que consiste en un cilindro y una bomba. Para mantener la erección se debe colocar una banda de goma en la base del pene y luego se quita el cilindro para mantener la relación sexual.