Centro de Salud para el hombre Llámanos al 965 269 070
Llámanos al 965 269 070

Infección de orina en adultos

La orina normal no contiene bacterias (gérmenes), pero las bacterias se encuentran normalmente cubriendo toda la piel y además se encuentran en gran número en las materias fecales y en el ano. En la mujer el orificio de la uretra esta a pocos centímetros del ano por lo que las bacterias tienen mas facilidad para penetrar en el aparato urinario, llegar a la vejiga y producir una infección e inflamación llamada cistitis (infección de la vejiga).

Si las bacterias suben hasta los riñones por los ureteres puede producirse una infección de los mismos llamada pielonefritis. La infección de los riñones es mucho menos frecuente pero más severa que la cistitis.

Cuando se produce una cistitis, el interior de la vejiga se vuelve rojo e irritado lo mismo que sucede con la garganta cuando usted tiene un constipado. La irritación de la vejiga puede causar dolor en el vientre y usted tendrá una necesidad urgente de ir a orinar, aunque solo pueda hacer unas pocas gotas que al salir le producen quemazón. La orina puede tener un olor desagradable y en ocasiones notará que tiene sangre (hematuria). También puede tener escape de orina.

La infección de los riñones (pielonefritis) produce dolor en la espalda y fiebre y si la infección no se trata rápidamente las bacterias pueden pasar a la sangre y causar una infección muy severa que puede ser mortal y que se llama sepsis. Para el control y tratamiento correcto de un paciente con sepsis se debe ingresar en una unidad de cuidados intensivos.

En los niños, los síntomas de infección puede que no sean tan claros como en los adultos y en ocasiones sólo se manifiestan por irritabilidad, pérdida de apetito, fiebre o solamente presentar un aspecto de enfermo.

Ante cualquiera de los síntomas mencionados se debería consultar a su médico de cabecera quien si lo considera oportuno lo enviará a un urólogo. El médico solicitará un análisis de orina (observación de la orina con un microscópio) para determinar la presencia de bacterias y/o pus. Se realizará además un cultivo de la orina que identificará la bacteria causante y ayudará al médico a elegir el antibiótico más correcto para el tratamiento.

La duración del tratamiento dependerá del tipo de infección y de la importancia de la misma. Si la infección es una cistitis muy probablemente con 2-3 días de tratamiento con antibióticos por boca serán suficientes, mientras que si se trata de una pielonefritis o prostatitis el paciente debe ser ingresado durante 2-3 días para administrar los antibioticos directamente en una vena y continuar luego de ser dado de alta con antibióticos por vía oral durante unas 3 semanas para asegurarnos que los gérmenes han sido eliminados del riñón (pielonefritis) o de la próstata (prostatitis).

Pese a la realización de un tratamiento correcto, la desaparición de todos los síntomas de infección puede tardar varios días. Es muy importante tomar los antibióticos durante el tiempo indicado por su medico y no suspenderlo en cuanto han desaparecido las molestias que tenía.

Si las infecciones de orina se repiten frecuentemente (más de 2 por año) se debería realizar pruebas para diagnosticar enfermedades que favorezcan la aparición de complicaciones.

Los niños tienen un riesgo muy elevado de presentar daño en los riñones por las infecciones de orina, lo que puede llevar a un daño irreparable en la función del riñón que obligue a díalisis y trasplante de riñón. Las mujeres embarazadas son otro grupo que tiene mucho riesgo por el posible daño en los riñones de la madre y en la salud del bebé.

Los síntomas de una infección urinaria pueden ser similares a los de otras enfermedades del aparato urinario. Si en el análisis de orina su médico no encuentra una infección debería consultar a un urólogo para que realice otras pruebas que sirvan para diagnosticar otras enfermedades.Las infecciones de orina son muy frecuentes, solo son superadas por las infecciones respiratorias. Las mujeres son afectadas más frecuentemente que los varones y una de cada 5 mujeres tendrán al menos una infección de orina en algún momento de su vida.

La orina normal es estéril, lo que quiere decir que normalmente no existen gérmenes. Generalmente, las infecciones de orina están producidas por gérmenes que se encuentran en el intestino grueso y el más frecuente se llama Escherichia Coli. El conducto de la orina (uretra) se encuentra en la mujer a pocos centímetros del ano y se piensa que los gérmenes se desplazan desde el ano hasta la uretra y por ella suben hasta la vejiga para producir una infección llamada cistitis Si la infección no se trata rápidamente puede subir por el uréter hasta el riñón y producir una pielonefritis.

Factores que predisponen a desarrollar una infección de orina

Cualquier anormalidad del aparato urinario que obstruya el paso de la orina puede producir una infección de orina como por ejemplo una próstata grande o una piedra. Una causa frecuente de infección de orina es la presencia de sondas o catéteres. Aunque la sonda se coloque con las máximas precauciones, la infección ya aparece a los pocos días después.

Las persona con diabetes también tienen mayor riesgo de presentar una infección de orina. Lo mismo sucede con las personas ancianas o debilitadas ya que sus defensas están más bajas. Las infecciones de orina son poco frecuentes en niños y jóvenes. Las mujeres que utilizan diafragmas desarrollan mas infecciones que las que utilizan otros métodos anticonceptivos.

Síntomas de las infecciones de orina

La mayoría de las personas tienen síntomas, aunque en algunos casos no se observan. Los más comunes son: necesidad urgente de orinar, orinar muy seguido, dolor o quemazón al orinar, dolor o presión en el bajo vientre, orinar muy poco y quedar con ganas de seguir orinando, cansancio, decaimiento, orina turbia o rosada. Si hay fiebre se considera que es una infección de orina que compromete el riñón en las mujeres o el riñón o la próstata en los varones. Si hay infección del riñón (pielonefritis aguda) hay dolor en la espalda y a veces náuseas y vómitos

 

Volver

Unidades relacionadas

Unidades relacionadas

Pide
Cita
2ª opinión
médica
Llámanos al
965 269 070

Pide una segunda opinión Te llamamos para concertar una cita


Pide tu cita online Te llamamos


Navegando aceptas nuestra política de cookies. Más información