Blog

¿Cómo puede ayudar el urólogo a mi hijo?

08.06.2017

Los niños requieren un cuidado y atención especial. En los primeros años de vida es importante que prestemos atención a su salud ya que lo que puede solucionarse con una fácil intervención o un simple  tratamiento durante la niñez,  puede suponer un auténtico problema durante la edad adulta.

En los más pequeños la salud urológica no es una excepción y aunque, muchas veces se asocia la visita al urólogo con personas mayores con problemas de próstata o disfunciones sexuales, el urólogo nos puede ayudar a solucionar problemas relacionados con el bienestar urológico de nuestros hijos como son: infecciones de orina, incontinencia y malformaciones congénitas.

Malformaciones congénitas

Las malformaciones  del aparato urogenital son las más frecuentas. En el caso de los niños, el urólogo puede ponerles solución  con una intervención quirúrgica y evitar así que en la edad adulta,  existan problemas de fertilidad,  estética o dificultad para controlar el chorro de la orina.

Entre los más frecuentes está la hidronefrosis o dilatación de riñón, que se produce cuando hay un reflujo vásico-uretral. Esto provoca que haya un desplazamiento ascendente de la orina desde la vejiga a los uréters. Esta situación puede llegar a provocar lesiones en el riñón.

El urólogo también puede solucionar problemas en casos de testículos no descendidos o testículos retráctiles en los que la cirugía evita el daño en los testículos y posibles problemas de fertilidad en la edad adulta.

Infecciones urinarias

Las infecciones urinarias afectan a un 4% de los niños españoles y constituyen uno de los principales problemas urinarios de la infancia. Es importante detectarlas ya que la falta de tratamiento puede  desembocar en un problema renal.

Hay que prestar atención a los síntomas ya que muchos de ellos pueden pasar desapercibidos.  Los más frecuentes son: fiebre, irritabilidad, vómitos y diarrea, orina maloliente en el pañal y falta de aumento de peso. En niños un poco más mayores, también se puede dar escozor o dolor al orinar, micción frecuente, dolor en el abdomen bajo o lumbar, escapes de orina o sangre en la orina.

Para evitar cualquier tipo de infección urinaria es importante establecer unas normas de higiene miccional en las que instaurar un programa de hábitos en el que se orine al levantarse, cada 2 ó 3 horas a lo largo del día y antes de ir a la cama. El niño también debe aprender a orinar fuera de casa  y mantener una correcta higiene genital.

Incontinencia urinaria

La forma de incontinencia urinaria más frecuente en los niños es la enuresis nocturna, o los escapes involuntarios de orina que se producen durante el sueño. Suele afectar a un 15% de los niños con una edad de 5 años.  Previo a esta edad, los escapes de orina se consideran normales ya que los pequeños todavía están en proceso de desarrollar el control de la retención de la orina.

En el Centro de Salud para el Hombre del Hospital Vithas Medimar Internacional también podemos ayudar a que tus hijos sean hombres y mujeres sanos y sin problemas urológicos.  Si tienes dudas sobre la salud de tu hijo y sospechas que puede tener alguna complicación del sistema urogenital llámanos y no esperes más para visitar al urólogo. 

volver
Comparte