Centro de Salud para el hombre Llámanos al 965 269 070
Llámanos al 965 269 070

Prostatitis

Es una infección no contagiosa de la próstata. La bacteria que la produce puede entrar en la próstata desde la orina infectada. Tanto la prostatitis aguda como la crónica pueden ser tratadas con antibióticos, sin embargo, en el tratamiento de la prostatitis no-infecciosa no se emplean antibióticos, sino qué se prescriben antiespasmódicos, masajear la próstata y los baños de asiento.

La próstata es una glándula que tiene solo el hombre y que se encuentra por delante del recto (parte final del tubo digestivo) y justo debajo de la vejiga (donde se almacena la orina). La próstata normal es del tamaño de una nuez y su peso es de 20 gramos. Por el interior de esta glándula pasa la uretra (tubo que lleva la orina desde la vejiga hasta la punta del pene).
La próstata está formada por glándulas y estroma muscular. Tiene como función principal la producción de unos líquidos qué se unen al esperma. En el transcurso del clímax la envoltura del tejido muscular se encoge y arroja el semen.
La prostatitis no es contagiosa y no es considerada como enfermedad de transmisión sexual. No se conoce con certeza cuál es la causa por la que se produce la prostatitis. Las bacterias pueden ascender desde el exterior a través de las paredes de la uretra e infectar el tejido de la próstata.

Existen tres de tipos prostatitis:

Prostatitis aguda

Es producida por bacterias y como lo indica su nombre aparece bruscamente y se manifiesta por fiebre, escalofríos, dificultad y dolor al orinar. Es un estado clínico grave qué a veces amerita el ingreso urgente del paciente para tratarlo con antibióticos directamente por vía endovenosa.

Prostatitis crónica

Igualmente la causan las bacterias; sin embargo, su aparición no es repentina y la manifestación de sus síntomas son en menor grado con predominio de incomodidades bajo los testículos u ombligo. Se asocia con infecciones de orina repetidas. El paciente no debe ser ingresado. Se trata con antibióticos por boca.

Prostatitis no infecciosa (prostatodinia)

Nos causada por bacterias y su causa es desconocida. Los antibióticos no son efectivos.

Existen ciertas condiciones o procedimientos que aumentan el riesgo de contraer una prostatitis:

a) Colocación recientemente de algún instrumento por la uretra (sonda, cistoscopio, etc).
b) Realizar relaciones sexuales por vía anal.
c) Tener alguna anormalidad en el aparato urinario.
d) Haber padecido últimamente una infección de orina
e) Presentar agrandamiento de la próstata (HBP – hiperplasia benigna de la próstata)

Los síntomas de prostatitis dependerán del tipo de enfermedad que usted presente. Puede no sentir nada o presentar síntomas tan bruscos y severos que lo obliguen a acudir a un servicio de urgencia. Cuando existe una manifestación de síntomas, normalmente podrían ser: calentura, temblores, orinar con alta frecuencia durante el día y la noche, inconvenientes para orinar, quemazón al pasar la orina, dolor entre los testículos y el ano (periné), sangre en la orina (hematuria) o dolor durante la eyaculación.

Los síntomas de prostastitis pueden simular los síntomas presentados por otras enfermedades de la próstata como la hiperplasia benigna de próstata o la uretritis (inflamación e infección de la uretra).

Diagnóstico de la prostatitis

Para facilitar el diagnóstico de prostatitis el médico le realizará un tacto rectal (poner un dedo en el recto para informarse sobre el tamaño de la próstata, la consistencia, la presencia de dolor, nódulos duros sospechosos de tumor, inflamación o acúmulos de pus). Ante la suposición de qué usted presente una prostatitis su médico lo remitirá con el urólogo para qué este lo corrobore en su evaluación.
En el momento que se supone que puede existir una prostatitis se tiene que realizar un masaje de la próstata para recoger líquido producido en la glándula y estudiarlo con el microscópio para encontrar bacterias o leucocitos (signo indirecto de la presencia de infección)

Tratamiento a seguir

Para la prostatitis el tratamiento a prescribir será específico al tipo qué usted esté padeciendo. En el caso de qué sea una prostatitis aguda usted necesitará, indudablemente, ser internado para administrarle antibióticos directamente en una vena durante 2 o 3 días y al ser dado de alta deberá continuar con antibióticos por boca durante 2-3 semanas.

El tratamiento para la prostatitis crónica será con antibióticos por un mayor período de tiempo y este estará entre 4 y 12 semanas para así lograr la eliminación del cuadro en aproximadamente el 60% de los casos. Para los casos que no responden a este tratamiento se necesitará tratamiento a bajas dosis durante mas tiempo.

Si usted presenta una prostatodinia, no necesita recibir antibióticos y según los síntomas qué manifieste requerirá unos medicamentos diferentes, entre los cuales podrían ser alfa bloqueantes (componentes qué aflojan el músculo qué esta en la próstata por lo que se reduce la dificultad para orinar). Los baños de asiento y la dieta puede ayudarlo a mejorar sus síntomas.

Control urológico

Aunque la prostatitis no favorece la aparición de cáncer, recuerde que después de los 50 años de edad usted debe ser controlado anualmente por un urólogo para detectar precozmente la aparición de un cáncer de próstata. Si se diera el caso de qué alguno de sus familiares (abuelo, padre, tíos, hermanos) haya padecido de cáncer de próstata usted debe iniciar la revisión médica a partir de los 40 años de
edad tal como lo recomienda la Sociedad Norteamericana del Cáncer.

Volver

Unidades relacionadas

Unidades relacionadas

Pide
Cita
2ª opinión
médica
Llámanos al
965 269 070

Pide una segunda opinión Te llamamos para concertar una cita


    Pide tu cita online Te llamamos