Centro de Salud para el hombre Llámanos al 965 269 070
Llámanos al 965 269 070

Al final es el paciente quien decide el tratamiento al que va a ser sometido

Según las últimas estadísticas, aproximadamente 1 de cada 6 hombres va a ser diagnosticado de cáncer de próstata y está proporción seguirá elevándose a medida que aumente la supervivencia. Como resultado de la incorporación del antígeno prostático específico (PSA) en los análisis rutinarios, la mayoría de los cánceres se detectan mientras están localizados en la glándula.

Para tratar el cáncer de próstata localizado, las opciones de tratamiento que podemos ofrecer a nuestros pacientes incluyen: cirugía, radioterapia (en sus distintas modalidades) y espera vigilante.

Aunque todavía falta evidencia rigurosa sobre qué opción ofrece la mejor supervivencia a largo plazo, cada una de estas opciones pueden presentar efectos adversos que hay que tener muy en cuenta a la hora de tomar una decisión.

Por lo tanto, cuando diagnosticamos un cáncer de próstata localizado, tenemos que dar a nuestros pacientes una información compleja y a menudo no concluyente sobre las opciones de tratamiento, los efectos secundarios que estas producen así como los resultados esperados.

Es lógico que en un principio el paciente se sienta confundido no solo por la mala noticia que le estamos comunicando, además tiene que decidir el tipo de tratamiento que tiene que debe recibir.

¿Cuáles son los factores que influyen en nuestra decisión?

Para la mayoría de los hombres, la toma de decisiones sobre el tratamiento se produce en un contexto emocional de miedo e incertidumbre y sin poder hacer un uso correcto de la información que ha recibido.

La mayoría de los hombres intentan tomar una decisión buscando información de una gran variedad de fuentes, como son las segundas opiniones de médicos, páginas web más o menos especializadas o de redes sociales informales.

Pero son los factores emocionales los que influyen fundamentalmente en la decisión final.

Debemos tener en cuenta que el cáncer de próstata en sus primeras etapas apenas no produce sintomatología, por tanto su diagnóstico casi siempre toma por sorpresa.

Aunque la supervivencia es el objetivo que se pretende conseguir por la mayoría de los hombres, cada vez más la calidad de vida toma un carácter más relevante. Muchos pacientes han tenido como objetivo inicial “eliminar el cáncer”,  pero después han cambiado de opinión al conocer los posibles efectos secundarios de tratamientos agresivos.

La personalidad del paciente, su temperamento, sus objetivos, la autopercepción de la enfermedad es lo que determinará la decisión definitiva.

¿Qué otros factores influirán en la toma de decisiones?

  • La edad, la esperanza de vida es un parámetro fundamental para elegir el tratamiento.
  • El miedo a la progresión del cáncer . Tenemos pacientes que no pueden soportar la idea de seguir conservando la próstata después de haber sido diagnosticados aunque el cáncer haya sido destruido o controlado por otros medios.
  • El riesgo de disfunción eréctil e incontinencia después de la cirugía.
  • El aval de una segunda opinión aumentará la confianza que ha depositado en el médico que lo está tratando.
  • En el proceso de búsqueda de segundas opiniones, muchos hombres se dan cuenta de que los médicos tienden a enfatizar los aspectos positivos de su propio método de tratamiento, al tiempo que minimizan los efectos secundarios o incluso no informan adecuadamente de los mismos.
  • La influencia de familiares y amigos

La mayoría de los hombres buscan información y consejos de amigos o familiares, particularmente aquellos que han padecido o han sido tratados de un cáncer de próstata.La experiencia de otros a menudo ejerce un fuerte dominio sobre las decisiones finales de los pacientes.

Hay que tener cuidado con estas influencias, no todos los cánceres son iguales ni se manifiestan de la misma manera

¿Cuáles son las conclusiones a las que podemos llegar?

  • La recomendación del médico es muy importante en la decisión del tratamiento, pero la autopercepción y la información que tiene el paciente también influyen.
  • Los pacientes que optan por la cirugía creen que ofrece la mejor oportunidad de curación y están más preocupados de que el cáncer pueda extenderse si no se extirpa quirúrgicamente.
  • Los pacientes que optan por la radioterapia creen que ofrece la misma eficacia de curación, pero menos efectos secundarios que la cirugía.
  • El miedo a la progresión del cáncer es la razón más común para rechazar la espera vigilante.
Pide
Cita
2ª opinión
médica
Llámanos al
965 269 070

Pide una segunda opinión Te llamamos para concertar una cita


Pide tu cita online Te llamamos


Navegando aceptas nuestra política de cookies. Más información