Centro de Salud para el hombre Llámanos al 965 269 070
Llámanos al 965 269 070

El calentamiento global de la tierra es una realidad en nuestro días. Con el paso de los años el cambio e temperatura de la tierra dejando consecuencias no solo a nivel medioambiental, sino también en la salud de los seres humanos. 

Una de las patologias que se ven afectadas por el aumento de temperatura son los cálculos renales, los cuales ofrecen una mayor tendencia de aparición durante los meses de más calor según valoraciones realizada en más de 9 países. 

Según estudios recientes que abarcan mediciones durante más de 25 años, existe una relación directa entre el aumento de la temperatura terrestre y la aparición de un mayor número de casos de cálculos urinarios. Además, el aumento de la temperatura provocará en unos años que aproximadamente el 10% de la población padezca piedras en el aparato urinario y que 3 de cada 100 necesite ingresar en el hospital para poder reducir síntomas con dolor fuerte.

¿Qué son y como se forman los cálculos en el riñón?

Se tratan de piedras de origen mineral cuya formación se produce por la cristalización a partir de sustancias presente en la orina como fosfatos, calcio, cristina y ácido úrico o producidas por la ingesta de determinados medicamentos. 

En la orina existen ciertos componentes que presentan facilidad de solidificación cuando aumenta su concentración, en presencia de poco líquido o cuando hay carencia de componente que faciliten su cristalización. En el momento en el se quiebra la estructura entre loe elementos sólidos y el componente líquido en al orina el organismo puede dar lugar a un cálculo. Factores como la alimentación, alteraciones o malformaciones en los riñones, infección etc… pueden favorecer la formación.

En función de las sustancias que forman los cálculos hay 7 tipos: Oxalato cálcico, fosfato cálcico, ácido úrico, de origen infeccioso, cistina y los provocados por algunos tipos de medicamentos.

¿Cuales son los síntomas?

La aparición de cálculos impide que la orina circule con normalidad provocando dolor en la espalda o en la parte inferior de las costillas pudiendo llegar incluso hasta la ingle. En muchas ocasiones puede provocar mareos y vómitos y sensación de quemazón en el momento de orinar. 

Para realizar un diagnóstico correcto, el urólogo pide una radiografía y una ecografía donde se determina el tipo de cálculo y el tratamiento a seguir. Aproximadamente entre el 60 y 80% de las piedras se logran expulsar a través de la orina en un plazo máximo de 72 horas después del cólico. 

Pide
Cita
2ª opinión
médica
Llámanos al
965 269 070

Pide una segunda opinión Te llamamos para concertar una cita


Pide tu cita online Te llamamos


Navegando aceptas nuestra política de cookies. Más información